La Dra. Lagüéns responde: cómo rejuvenecer el cuello y el escote

Entrevistamos esta semana a la Dra. Lagüéns para que nos hable sobre las mejores recomendaciones para mantener la juventud de esta zona tan olvidada, y de cómo eliminar manchas y arrugas del cuello y del escote. 

Dra. Lagüéns, ¿cuáles son los problemas estéticos más comunes que suelen presentarse en el cuello y en el escote?

Hay ciertas partes del cuerpo que están generalmente menos expuestas, como el cuello o el escote, y a las que no le prestamos tanta atención como a otras, como a la cara, por ejemplo. Sin embargo, nos preocupa su aspecto, y especialmente cuando se acerca el verano. Nos gusta que la piel de nuestro cuello y nuestro escote esté tersa y en línea con el tono de nuestra cara.

Lo que ocurre es que, en esta zona, la piel es muy fina, muy sensible, y con el tiempo, va perdiendo su firmeza, su tersura, su calidad, y en definitiva, su densidad. En general, suele presentar signos de envejecimiento incluso antes que otras partes del cuerpo, sobre todo el escote, porque es una piel menos hidratada internamente, y si no la cuidamos externamente de forma correcta, se deteriora de forma prematura.

Este deterioro natural, unido a las agresiones externas y a los rayos ultravioleta, en una piel tan delicada, provoca la aparición de arruguitas en el escote, manchitas, flacidez en el cuello, rojeces, etc. Por eso, desde nuestra clínica, especialmente a la gente joven, les recomendamos prevenir y cuidarse sobre todo de los daños solares.

Y, ¿tienen solución?

Por supuesto que tienen solución. Hoy en día contamos con numerosos tratamientos para rejuvenecer el cuello y el escote. Y podemos recuperar la luminosidad en toda esta zona de una forma no invasiva.

¿Qué tratamientos recomendarías para rejuvenecer el cuello y el escote?

Depende del problema de cada persona, pero, por ejemplo, si queremos recuperar la luminosidad del escote, son muy interesantes los peelings regeneradores porque permiten renovar la capas más superficiales y deterioradas de la piel por otra nueva renovada y más fuerte.

Se trata de peelings superficiales que estimulan la renovación celular y que permiten prevenir el envejecimiento, tanto en el escote como en el cuello.

Si, en cambio, tenemos problemas de manchitas y rojeces, que son muy habituales en el escote, el tratamiento más eficaz es la Luz Pulsada Intensa (o IPL en sus siglas en inglés). Se trata de una tecnología lumínica que elimina manchas e hiperpigmentaciones, venitas, rojeces, rugosidades, arrugas profundas, y que, al mismo tiempo, estimula la generación del propio colágeno. Es también un tratamiento no invasivo que se puede realizar en cómodas sesiones.

Sus resultados son realmente interesantes, porque deja el cuello y el escote uniformes, mejorando su textura y su tono. Y estas mejoras tienen carácter permanente, es decir, las imperfecciones, las manchas solares, las rojeces, desaparecen para siempre.

¿Y qué ocurre sin la piel se ha quedado un poco más reseca y han aparecido esas arruguitas en el escote que tanto se ven?

Cuando ocurre eso, los tratamientos más recomendados son los que tienden a mejorar la calidad de la piel, los que rellenan las arruguitas y que le otorgan cierta densidad. Lo mismo ocurre en la parte baja del cuello. Son muy efectivos los tratamientos basados en ácido hialurónico no reticulado o poco reticulado, que dan toda la hidratación que la piel necesita, pero no dan volumen, o muy poquito.

Por ejemplo, en Clínica Lagüéns, contamos con un aliado perfecto para estos problemas en cuello y escote que se llama Profhilo y es una clara evidencia de los grandes avances de la medicina estética en este campo.

El Profhilo, que también se llama ácido hialurónico inteligente, es un tratamiento de rejuvenecimiento facial compuesto de ácido hialurónico con diferentes pesos moleculares. Es un compuesto biogenerador, es decir, que hidrata y estimula la generación de nuevas células, consiguiendo el efecto reafirmante.

Esta sustancia hidrata, redensifica o aporta volumen en la medida en la que nos interese, y al mismo tiempo, provoca la creación de colágeno y elástica. Es decir, a un nivel más profundo, redensifica la piel y estructura los tejidos, produciendo un efecto tensor.

El producto es inyectado, en zonas concretas del cuello y el escote. En un mes, o en dos sesiones, la piel queda firme, reestructurada, de mayor calidad, hidratada y con aspecto de piel rejuvenecida y con resultados prolongados en el tiempo.

Entonces, ¿podemos afirmar que cualquier problema de flacidez o pigmentación en el cuello o en el escote puede tratarse?

Totalmente, siempre y cuando el paciente o la paciente no presente ningún síntoma de otra patología cutánea, en cuyo caso lo derivaríamos a un especialista.

A nosotros nos gusta ver al paciente, realizar un diagnóstico personalizado, porque lo más probable es que recomendemos un mix de tratamientos que nos permitan tratar los diferentes problemas que suelen darse en cuello y escote en función de las necesidades específicas del propio paciente.

Y en general, con unas pocas sesiones de cada cosa, puede conseguir una renovación de toda la zona baja del cuello y del escote.

Muchas gracias doctora por estas recomendaciones, que resultarán seguro muy útiles para quienes estén pensando en un tratamiento de rejuvenecimiento de cuello y escote en Sevilla.